Parábola 2ª Parusía

 

Lectura Evangélica del Domingo

 

31Cuando el Hijo del Hombre venga en su doxa (gloria increada), y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de doxa, gloria,32 y serán reunidas delante de él todas las naciones (desde la creación del Adán hasta el final); y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.34 Entonces el Rey dirá  a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad la realeza (increada) preparada para vosotros desde la fundación del mundo.35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui emigrante, y me recogisteis; 36 estuve desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te alimentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos emigrante, y te recogimos, o desnudo, y te vestimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a verte? 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos insignificantes, a mí lo hicisteis. (El Cristo, el rey, que es Hijo de Dios y también hijo del hombre, a los padecientes, los pobres y desnudos, aquellos que los vanagloriosos y orgullosos desprecian, los considera sus hermanos, hijos del Padre celeste y los cubre con toda su agapi increada. Por eso también toda ayuda que se ofrece a ellos, es ofrecida a Él mismo).41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43 fui emigrante, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me vestisteis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, emigrante, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos insignificantes y despreciados, tampoco a mí lo hicisteis. 46 E irán éstos al castigo, infierno eterno, y los justos a la vida eterna. (Así que el juicio justo se hará, y la justicia se dará y la apocatástasis o restablecimiento firme se realizará). (Mateo 25,31-46)

 
lastjudgment_5x10
 

SOBRE LA SEGUNDA PRESENCIA

El Domingo de carnaval, se lee en la Iglesia la parábola del Evangelio sobre el Juicio (Mt 25,31-46). Se refiere en la Segunda Presencia del Señor y el juicio de los vivos y los difuntos. También habla sobre la vida eterna y el infierno eterno.

Lo primero que debemos recalcar es sobre la certeza de la Segunda Presencia del Señor. La primera presencia de nuestro Señor se hizo con su encarnación de sangre pura de la Supra-bendecida Soberana del Mundo. Vino humildemente, “que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” (2ªCor  8,9).

Pero después de la Pasión o Padecimiento, la Resurrección y Su gloriosa Ascensión en los Cielos, el Señor vendrá con toda su doxa (gloria, luz de luces increada). Esta certeza la garantizó a sus Discípulos diciendo: “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro”.

Lo segundo es sobre el tiempo de la Segunda Presencia. Este tema preocupa intensamente a los hombres, y por esa razón se ocupan de distintas maneras, y de hecho en unos casos lo examinan fuera del espíritu de la Iglesia y la interpretación que dan los Santos Padres los iluminados de Dios.

La espera de la Segunda Presencia del Señor es cuestión de alegría, es bendición para los santos y para los hombres de Dios. En la primera época cristiana este sentimiento era muy intenso y fuerte. Desde las profundidades de sus psiques oraban para el día brillante y glorioso del Señor, expresando con este anhelo lo “ven Señor” (1ªCor 16,22).

Pero el tiempo de la Segunda Presencia del Señor permanece desconocida. El Señor sobre esto nos da a entender con certeza y claridad que únicamente el Padre celeste conoce sobre el día y la hora: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones” (Hec 1,7) “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mt 24,36).

Nuestra Santa Iglesia cada momento lo considera como «ἐσχατoς ésjatos, último» y por esta razón llama a los hombres que estén en alerta. Cada segundo de nuestra vida debe desarrollarse de manera espiritual, de modo que reporte frutos a Dios, beneficiosos para nosotros y nuestros semejantes. La buena lucha no se hace a causa del miedo para los ésjatos (últimos) o a causa del temblor de la venida del Señor, sino por la alegría de la κοινωνία (kinonía, comunión, conexión y unión) con el Dios, para la agapi de Aquel. Quien se ha crucificado para nosotros y nos ha iluminado con la verdad, que realmente es el mismo Luz (increada) y Verdad.

La sanación y salvación se realiza al ahora, puesto que “He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (2ªCor 6,2).

Pero en relación con este tema, desde el principio había el intento a definirse el fin del mundo –a pesar de la afirmación explícita del Señor sobre lo desconocido del día de la Segunda Presencia.

El Señor nos advierte que “se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos” (Mr 13,22). La enseñanza de ellos será falsa y por esta razón estos no debemos seguirlos.

Entre los varios engaños sobre la Segunda Presencia del Señor, pararé un poco en el gran y diabólico engaño de los llamados “testigos de jehová” los cuales como hijos auténticos del diablo (como todos los herejes), tergiversaron la enseñanza del santo Evangelio, siguiendo las huellas del hereje y anatematizado Arrio, y también después de él todos los demás guerreros contra Dios y negantes de la santa e inmaculada fe nuestra y la Tradición Apostólica y Patrística de nuestra Santa Iglesia.

Aparte de la negación de la fe en el Dios Triádico, el insulto y desprecio a la Persona del Θεάνθρωπος (zeánzropos, Dios y hombre) y en la tercera Persona de la Santa Trinidad, el Espíritu Santo, la negación de honor a la Zeotocos (Madre de Dios) y los Santos, como también la sanadora y salvadora fuerza y energía increada de los Santos Misterios, por lo tanto la tergiversación de lo que tenemos por apocalipsis (revelación), llegan en los niveles de terroristas espirituales; puesto con sus propias formas definen el fin del mundo.

El dogma básico de los “testigos de jehová” es que en el 1914 se hizo la “Presencia de Señor” y “plena instalación de la realeza de Dios”. Es decir, según sus enseñanzas y sus engaños, el acontecimiento más sorprendente en la historia del mundo que es la Segunda Presencia del Señor, se hizo sin que el mundo se enterara. Pero todos sabemos que este momento lo verán “todos los ojos”. El libro del Apocalipsis nos informa: “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén. Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso (Apoc 1, 7-8).

Más tarde dijeron sobre 1925, luego el 1975, etc. Cambiando continuamente las fechas.

Como últimamente han aparecido otra vez en volantes –puerta a puerta- intentan engañar a la gente, como hacen de vez en cuando con sus satánicas, anticristianas y antihelénicas enseñanzas; advertimos y aconsejamos tener oración y estar en alerta.

Nosotros como hijos de la Iglesia creemos que el Señor vendrá en doxa=gloria y juzgará los vivos y los muertos. Esto es lo que confesamos en el Símbolo de la fe.

Uno de los grandes Padres de nuestra Iglesia san Cirilo de Jerusalén, se refiere sobre la Segunda Presencia de Cristo: “Proclama la presencia de Cristo no sólo una, sino también segunda más gloriosa de la primera. La primera era demostración de paciencia, en cambio la segunda trae la corona de la Divina Realeza increada” y continua: “realmente en nuestro Señor tenemos doble nacimiento. Uno del Padre pre-eternamente y uno de la Virgen en los últimos tiempos. Tenemos doble bajada. La primera es encubierta, anónima y la segunda gloriosa e ilustre. Durante la primera fue envuelto en pañales en la pesebre, durante la Segunda se viste la “luz increada como prenda”. En la primera “sufrió la cruz y vergonzosamente despreciado”, en la Segunda vendrá acompañado de ejércitos de Ángeles.

«Entonces aparecerá el punto del Hijo del hombre en los cielos» ¿Cuál será el punto de la Segunda presencia del Señor, de modo que no se atreva ninguna fuerza contraria a emular? (Aquí el santo se refiere las malignas fuerzas, el diablo que su trabajo es engañar a los hombres).

El punto de distinción del Hijo del hombre, es decir, de Jesús Cristo, será la Cruz. El punto iluminoso de la Cruz precede del Rey, anunciando a éste, quien entonces se había crucificado, de modo que vean los judíos quienes le habían pinchado Su costilla y habían conspirado contra Él.

Ante Él comparecerán todos vivos y muertos. La trompeta angélica llamará a todos y gran multitud se encontrará ante la tribuna terrible del Señor.

Ante nosotros se encontrará ya la Realeza increada de los Cielos (en estado en luz y energía creada), y también el fuego eterno.

¿Cómo recibiremos la Realeza y cómo evitaremos este fuego?

Otra vez la respuesta está dada del mismo Señor nuestro: “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui emigrante, y me recogisteis; estuve desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme” (Mt. 25, 35-36). Si hacemos todas estas cosas ganaremos la eterna Realeza increada. Si no las hacemos seremos condenados.

El consejo de san Cirilo es clarísimo.

«Hermano empieza desde ahora a trabajar, persiste en la fe y ocúpate de no quedar fuera, posponiendo la compra del aceite como las cinco vírgenes tontas. No confíes porque tienes la vela, sino ocúpate de tenerla encendida. Que ilumine la luz de tus obras buenas delante de los hombres, para que no sea blasfemado a causa tuya el Cristo Dios. Vístete la prenda de la incorruptibilidad, destaca en obras bondadosas y cualquier asunto que emprendas por economía de Dios, gestionarlo correctamente.

¿Se te ha confiado dinero? Adminístralo bien. No es tuyo, es regalo de Dios y pertenece a los demás.

¿Se te ha confiado carisma de logos y enseñanza? Conduce con tu logos las psiques de los oyentes.

Hay muchas formas de administración. Ocúpate, pues, hermano mío en no ser condenado y heredes el fuego eterno.

Cuidado al engaño, algunos dicen que todo esto no es verdad; de que no se hará la Segunda Presencia, no existe Paraíso e Infierno eterno.

No creas estas palabras. Odia este engaño, esta falacia. Todas estas derivan de la cabeza del dragón, de la lengua del diablo que quiere tragarte.

El Señor no sólo dice la verdad. El Señor es la verdad encarnada. Tenemos las demostraciones de la agapi de Dios. El engañoso y mentiroso diablo evitémoslo. Esperemos al Señor de la doxa (gloria, luz y energía increada)”.

Hermanos míos la manera de nuestra entrada en la Realeza increada de Dios la conocemos. Cuidemos, apliquemos y cumplamos las que el Dios nos ha confiado y guardemos el legado, para que nos hagamos herederos de la vida eterna.

POR CRISOSTOMO METROPOLITA DE PATRAS

 Fuente: aktines                                                                          Tr. xX.jJ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lecturas Evangélicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s