La Iglesia Ortodoxa, el lugar de la auténtica experiencia de la Jaris de Dios

 

3939

 

  La Iglesia de Pentecostés es nuestra Iglesia Ortodoxa,¿por qué es ésta? Porqué es la Iglesia de la Sarcosis (Encarnación) y Humanización de Cristo, de Su muerte en la Cruz, de su Resurrección y de Pentecostés. Cuando de toda la obra de Cristo aislamos una sola parte, la exageramos, la recalcamos exageradamente o la interpretamos equivocadamente,  el resultado será parcial, unilateral y herético. Sólo la Iglesia que acepta y vive toda la obra de Cristo, incluida  Pentecostés, es la verdadera Iglesia de Pentecostés. ¿Sin Cruz existe la Resurrección? ¿El hombre, sin crucificarse con el ayuno, la oración, la metania, la humildad, la áskisis (ejercicio espiritual), etc… puede  ver a Dios? En la vida de Cristo y de cada cristiano, la Cruz precede a la Resurrección y a Pentecostés. Ellos, en cambio, quieren la Resurrección y dones espirituales sin crucificarse a si mismos por la metania, la áskisis (ejercicio espiritual), el ayuno, la obediencia en la Iglesia, etc… y por eso ellos no constituyen la Iglesia de Pentecostés.

En cada divina Liturgia en nuestra Iglesia tenemos  Pentecostés. ¿Cómo el pan y el vino se convierten en Cuerpo y Sangre de Cristo? ¿No se convierten con la bajada del Espíritu Santo?  ¡He aquí Pentecostés! Cada Santo Altar de la Iglesia Ortodoxa es también un altar de Pentecostés. En cada bautizo tenemos Pentecostés. Con la Jaris, energía increada del Espíritu Santo el hombre se convierte y se hace cristiano y se ensomatiza (incorpora) al Cuerpo de Cristo. Cada ordenación de Diácono, Sacerdote y Obispo es un nuevo Pentecostés. El Espíritu Santo desciende y convierte a un hombre en instrumento de Dios. Cada confesión de un cristiano es también Pentecostés. El momento en que el cristiano se arrodilla a su pnevmaticós (guía espiritual) con humildad y cuenta sus pecados con metania (conversión, introspección y arrepentimiento), Él le lee la bendición de perdón y es perdonado por la energias Jaris del Espíritu Santo.

Cada asamblea y cada misterio de la Iglesia es continuación de Pentecostés, porque los hombres se perfeccionan con la presencia del Espíritu Santo. Por eso, casi todos los actos, las plegarias y los Misterios de la Iglesia empiezan por la oración: “Rey de los Cielos, Consolador, Espíritu de la Verdad… ven y habita en nosotros…”. Así, pedimos que venga el Paráclitos, el Consolador, el Espíritu Santo, y Él viene. Donde se reúne la Iglesia Ortodoxa, la verdadera Iglesia de Cristo, allí se derrama la Jaris, la energía increada del Espíritu Santo.

Cada Santo de nuestra Iglesia es un hombre portador del espíritu, lleno de Jarismas o dones del Espíritu Santo, hombre de Pentecostés.La petición de la Oración del Señor: “que venga Tu Reino” significa: “que venga la Jaris de tu Espíritu Santo”. La Realeza de Dios es la Jaris del Espíritu Santo. Entonces con el “Padre nuestro” pedimos el Espíritu Santo.

La oración “Kirie Jesús Cristo, Hijo de Dios, compadécete de mi, pecador” también se reza con la Jaris del Espíritu Santo. Porque tal como dice Apóstolos Pablo: “Nadie puede decir Kirio, Señor Jesús, sino sólo si se encuentra dentro en el Espíritu Santo” (1ªCor,12,3). Es decir, sólo con la Jaris del Espíritu Santo.He aquí pues, que nuestra Iglesia vive continuamente en Pentecostés.

Tenemos la bendición, hermanos míos, de tener la Jaris increada energía de Dios dentro de nuestra Santa Iglesia. Tenemos la posibilidad de familiarizarnos y recibir la experiencia de la Jaris de Dios, unirnos con Dios.  En nuestra Iglesia Ortodoxa está probado y seguro el camino de sanación y salvación. Es la Iglesia de los Profetas, de los Apóstoles, de los Padres, de los Mártires, de los Santos, hasta los últimos Santos como el San Nectario el Milagroso. Es la Iglesia que guarda la Enseñanza del Evangelio inalterada y no falsificada, sin tergiversar nada (ni una palabra y ni una coma) desde hace 2000 años, aunque terribles y maniáticos heréticos le hicieron y siguen haciéndole la guerra.

Acordaos cuantos heréticos guerrearon contra nuestra Iglesia durante siglos. Y no enemigos como los pentecostales; emperadores con ejércitos, con fuerzas mundanas, no pudieron derrumbar la Iglesia. Ni la iconoclastia ( la guerra contra los iconos), que duró ciento treinta años, pudo derrumbar la Ortodoxia. Millares fueron los Mártires de la Iglesia; No obstante, la Iglesia nunca fue vencida, a pesar de que quieran que parezca como abatida; ¡cuanto más le guerrean, tanto más se refuerza y resplandece!

Así pues, dentro de nuestra Iglesia existe la Jaris, la energía increada del Espíritu Santo. En nuestra Iglesia existen Santos hasta hoy mismo. Los cuerpos de muchos Santos se mantienen incorruptos, intactos, emanan mirra perfume, hacen milagros. ¿en que otra parte ocurre esto? ¿En que herejía o en que “iglesia” sacan de la tumba cuerpos y emanan perfume? Habréis oído quizás, que los osarios en la Santa Montaña Athos, exhalan perfume, ya que entre los huesos de nuestros padres existen huesos de monjes Santos. Estas cosas ocurren debido a la presencia del Espíritu Santo.

Además sólo el agua santificada de los Ortodoxos permanece incorrupta. Los que tenéis agua santificada en vuestras casas conocéis que por mucho tiempo que pase nunca se estropea.

Esta es nuestra fe, la verdadera y ortodoxa! 

¿Por qué dejar esta fe y seguir a unos americanos neo-iluminados “salvadores” los cuales creen que a partir de  ellos empieza la Iglesia? Pensad pues, que exaltación demoníaca tienen! ¡La Iglesia hace 2000 años que existe y ellos dicen que a partir de ellos, los pentecostales y el resto de heréticos, empieza la auténtica fe!

Si otros pueblos tienen atenuante aunque sigan las herejías, para nosotros los Ortodoxos Elenos que tenemos esta bella Παράδοσις * (Parádosis-Tradición), con tantos Santos, tantos monasterios, tantas santas reliquias, tantos iconos milagrosos, tantos Mártires y Padres ¿hay algún eximente o justificación? *Παράδοσις parádosis, tradición del verbo paradino –entrego- y cuando está con mayúscula es la Santa Entrega que recibimos de los Apóstoles y los Santos Padres).

Nuestra separación y alejamiento de la Ortodoxia es una terrible e imperdonable apostasía del Dios de nuestros Santos Padres.

El diablo, con las herejías, intenta destruir la Iglesia. Pero al final, esto se vuelve en su contra. Cree que hará daño a Cristo, a la Iglesia y a los cristianos cuando los ataca, pero al fin y al cabo, él mismo se destruye. El Santo Dios, mediante la guerra que hace el diablo contra la Iglesia, consigue sacar un gran provecho para nosotros; los Ortodoxos se consolidan en la fe, se destacan nuevos mártires, testigos y confesores y grandes teólogos y defensores de la fe Ortodoxa.

En el siglo 14º, el monje occidental Barlaam (escolástico, filósofo Aristotélico, soberbio intelectual e espiritualmente) atacó la enseñanza Ortodoxa sobre las energías divinas y la Luz Increada, tal como eran vividas en la Santa Montaña Athos; Dios hizo destacar entonces al Santo monje Aghiorita Gregorio Palamás como gran Teólogo y Didáscalos (Maestro) de la Fe Ortodoxa.

Así pues, si no existiera la herejía de los Pentecostales, no nos reuniríamos todos aquí y no profundizaríamos más en nuestra fe. No haríamos la confesión de nuestra Fe Ortodoxa. Fijaos entonces, como finalmente, esto que quieren hacer contra la Iglesia, se gira en contra de los heréticos y del mismo diablo. Dice el Apóstol Pablo: “Debe de haber también herejías, para que se vean los consolidados y estables en la fe” (1ª Cor. 11,19). Así entonces, ahora que nuestra Santa Iglesia es atacada por el ateísmo, la sarcolatría (cuerpocarnolatría), las herejías difundidas en las radios, televisiones, periódicos u otros medios, ha llegado el momento en que se verán los creyentes y los verdaderos cristianos ortodoxos, los luchadores y confesores de nuestra fe darán testimonio de la auténtica Fe Ortodoxa.

En estos momentos tan críticos, aquel cristiano ortodoxo que guarde la fe en Cristo, recibirá mucha bendición y mucho jornal espiritual por el Santo Dios. Esto es así porque en esta malastuta, corrompida y tergiversada época, el cristiano ortodoxo no se dejó arrastrar por la idolatría contemporánea, por los falsos dioses, no declinó sus rodillas delante de ellos, sinó que se quedó fijo e inamovible en nuestra Santa Fe Ortodoxa.

Esperemos que ningún Eleno o cualquier ortodoxo hermano de otro país, no aparezca como un traicionero Judas y apóstata, desertor de nuestra Santa Fe Ortodoxa. Y los que con sinergia, cooperación del malastuto se dejaron seducir y arrastrar por ignorancia, en engaños y en herejías, que sean iluminados por Dios y vuelvan a nuestra Santa Fe Ortodoxa, para que tengan esperanza de sanación y salvación.

Puede ser que seamos todos pecadores, pero cuando estamos dentro de nuestra Santa Iglesia Ortodoxa entonces tenemos esperanza de sanación y salvación. Pero al contrario, aunque seamos “justos” fuera de la Iglesia, no tenemos esperanza de salvación fuera de Ella. Dentro de la Iglesia donde estamos, haremos la metania (conversión, introspección y arrepentimiento), nos confesaremos, nos perdonaremos a nosotros mismos y a los demás, y Dios se compadecerá y tendrá misericordia de nosotros. ¿Fuera de la Iglesia, quién nos sanará y salvará? ¿Qué Espíritu Santo perdonará nuestras faltas y pecados y qué Iglesia rezará después de nuestra muerte por nuestras psijes (almas)? Pues aquel Ortodoxo que muere como ortodoxo, que sepa que tiene esperanza de salvación. Pero el que sale de la Iglesia, aunque cree que tiene buenas obras, no tiene esperanza de salvación.

Por eso hermanos, quedémonos en nuestra Iglesia Ortodoxa, fieles e inamovibles, con un santo ímpetu hasta el final, para que tengamos todos nosotros con la Jaris energía increada de Dios y la Bendición de nuestra Panaguía, esperanza de salvación.

Archimandrita Georgios, Yérontas Santa Montaña Athos
 
Cruz

χΧ.jJ Traductor nativo Elenortodoxo y Juan, Andreas y Konstantino nativos Hispanohablantes, miembros  de la Iglesia Ortodoxa. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Experiencias de la Jaris. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s