LA IGLESIA, ESPACIO DE LA ZEOSIS DEL HOMBRE

 

Los que quieren unirse con Cristo y por Jesucristo con Dios Padre, conocen que esa unidad puede realizarse a través del cuerpo de Cristo que es nuestra Santa Iglesia Ortodoxa. Unión, evidentemente no con la divina esencia, sino con la glorificada naturaleza humana de Cristo. Esta unión con Él no es externa, ni tampoco moral.

No somos seguidores del Cristo, quizás como muchos hombres lo son de un filósofo o de un maestro doctor o gurú. Somos miembros del cuerpo del Cristo, de la Iglesia. La Iglesia con toda verdad, es el cuerpo del Cristo, y no lo moral o ético, como equivocadamente han escrito algunos teólogos que no han profundizado en el Espíritu de la Santa Iglesia. El Cristo nos toma y acepta, a los cristianos, a pesar de nuestras incapacidades, faltas y pecados y nos incorpora a Su cuerpo. Nos convierte realmente en miembros de Su cuerpo, no moralmente. Como dice San Pablo “miembros somos de su cuerpo, de su carne y de sus huesos” (Ef.5,30).

De acuerdo con su estado espiritual los cristianos, algunas veces, son miembros vivos del cuerpo de Cristo y otras veces muertos. Pero aún muertos no dejan de ser miembros de Su cuerpo. Por ejemplo, un hombre que está bautizado se ha convertido en miembro del cuerpo de Cristo. Si no se confiesa, si no comulga, si no vive una vida espiritual, es un miembro muerto del cuerpo del Cristo. Cuando asume metania introspección, confesión y arrepentimiento, enseguida recibe la vida divina. Ella lo penetra y lo hace miembro vivo del Cuerpo de Cristo. No necesita bautizarse de nuevo. En cambio el no bautizado no es miembro del cuerpo del Cristo, aunque viva una vida moral según la vida de los hombres. Necesita bautizarse para ser miembro vivo del cuerpo de Cristo, para incorporarse a Cristo.

Puesto que somos miembros del cuerpo del Cristo, se ofrece la vida del Cristo y se hace nuestra vida. Así nos vivificamos, nos sanamos, nos salvamos y nos hacemos con la zéosis. No podríamos hacernos con la zéosis si Cristo no nos hiciera miembros de Su divino y santo cuerpo.

No podríamos sanarnos y salvarnos de no existir los divinos y santos Misterios de nuestra Iglesia, que nos incorporan a Cristo, y según los Santos Padres, nos hacen partícipes del mismo cuerpo de Cristo y Sus consanguíneos, esto es, que seamos un mismo cuerpo y una misma sangre con Cristo.

¡Que bendición tan grande, comulgar los inmaculados Misterios! Cristo se hace nuestro, Su vida es nuestra, Su sangre es nuestra sangre. Por eso dijo San Juan Crisóstomo que Dios no da al hombre nada mejor que la divina Eucaristía. Tampoco el hombre puede pedir más a Dios que lo que recibe de Cristo en la divina – Εὐχαριστία(Efjaristía Comunión).
Así pues bautizados, crismados o iniciados y confesados, comulgamos el Cuerpo y Sangre del Señor, también nos hacemos dioses por la Χάρις (Jaris) la energía increada, nos unimos con Dios, ya no somos más extranjeros, sino Sus familiares.
Dentro de la Iglesia, en la cual nos unimos con Dios, vivimos esta nueva realidad que trajo el Cristo al mundo: la nueva creación, la nueva obra. Ésta es la vida de la Iglesia, del Cristo, que se hace también nuestra como regalo y don del Espíritu Santo.

Todo dentro de la Iglesia conduce a la zéosis. La Divina Liturgia, los Misterios, la divina Adoración, la proclamación del Evangelio, el ayuno, todos conducen allí. La Iglesia es el único lugar de la zéosis.

La Iglesia no es un establecimiento cultural, histórico, semejante a otras entidades sociales del mundo. Ni tampoco es como otras instituciones que existen en él. El mundo, quizá tenga bellas instituciones, organizaciones, entidades y otras muchas cosas bellas. Pero nuestra Iglesia Ortodoxa es irrepetible, único lugar de conexión y comunión de Dios con el hombre y de su zéosis. Sólo dentro de la Iglesia puede el ser humano convertirse en dios, en ningún otro sitio. Ni en las Universidades, ni en las entidades de servicios sociales, ni en cualquier otro lugar por muy bueno y bello que tenga el mundo. Todas estas cosas por muy buenas que sean, no pueden ofrecer lo que da la Iglesia.
Por eso aunque progresen mucho las instituciones mundanas y sus sistemas, nunca podrán substituir en esta labor a la Iglesia.

Es posible que nosotros, débiles, pecadores y falibles humanos, pasemos por crisis y dificultades en un momento determinado dentro de la Iglesia. Podría ser que ocurriesen escándalos en el seno de la misma. Todo esto sucede porque en la Iglesia estamos en el camino de la zéosis y es natural que existan debilidades humanas. Nos estamos haciendo dioses pero todavía no lo somos. Mientras tanto, si ocurren estas cosas, nosotros no abandonamos la Iglesia donde tenemos la única posibilidad de unirnos con Dios.

Cuando por ejemplo, vamos al Templo para asistir a las Divinas Liturgias y encontramos a algunos que no prestan atención y conversan entre ellos y nos distraen momentáneamente, nos viene como un λογισμός (loyismós, pensamiento, reflexión) como bondadoso, que nos dice: “en definitiva ¿qué ganas con venir a la Iglesia? Es mejor que te quedes en tu casa que tienes más tranquilidad y comodidad exterior para hacer la oración”
Pero nosotros debemos con prudencia, rechazar este sospechoso loyismós:
– Quizás tenga más tranquilidad exterior en mi casa, pero no tendré la jaris de Dios para que me haga la zéosis y me santifique. No tendré al Cristo, que está presente en Su Iglesia. No tendré Su Santo Cuerpo y Su honrada Sangre que está en Su Templo Sagrado, sobre el Santo Altar. No participaré en el banquete Místico de la Divina Liturgia. Estaré separado de los hermanos del Cristo con los que, juntos, formamos Su Cuerpo.
Así pues, pase lo que pase, nosotros no nos iremos de la Iglesia, porque solamente en ella encontramos el camino de la zéosis.

+Archimandrita Yeorgios

Yérondas del monasterio de San Gregorio  Santo Monte Athos

 

flag-1[1]5715e0_espana

Traducido por: xX.jJ

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Zéosis. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s