Que es nipsis?

1027_3_452986fb776d6

San Hesiquio de Jerusalén

Debemos destacar en primer lugar que no es fácil definir la palabra, ya que principalmente es la vida. Y la vida como la conocemos, no se define en su totalidad o parte de ella con palabras o con sus cosas parciales. Esto naturalmente, san Hisiquio, lo conoce, por eso trata de presentarnos la nipsis de varios lados, para que podamos entenderla de alguna manera. Pues, que lo sepamos, no podremos nunca comprenderla correctamente en su fondo y extensión, puesto que la nipsis, como también cualquier otro tema espiritual, no constituye por parte nuestra un interés de vital importancia y práctica espiritual. Es decir, que intentemos saborearla y empíricamente en la praxis, por experiencia. Esto es una regla inviolable en todos los temas de la espiritualidad en Cristo.
He aquí lo que nos dice san Hisiquio: “La nipsis es un método espiritual”; esta es su consideración general. Definiendo más concreto su contenido dice: “La nipsis es particularmente la sanación y claridad del corazón, porque a causa de su grandeza y la belleza espiritual o, para decirlo literalmente, de nuestra negligencia, hoy en día es rara”.
¡Imaginaos lo que diría hoy en día para nosotros san Hisijio! Y continua: “La nipsis es el camino para la adquisición de cada virtud y mandamiento de Dios. La nipisis se llama también hisijía (serenidad y paz) cordial o del corazón.
Definiendo el significado de la hisijía cordial el santo continua: “La hisijía del corazón se llama también atención. Negativamente significa serenidad continúa e interrumpida y falta de molestias al corazón de todo tipo de loyismí (pensamientos simples o compuestos con la fantasía). Positivamente es un estado fijo de la psique, que la caracteriza la unión con Jesús. En este estado la psique siempre y sin ninguna interrupción sólo a Él respira, a Él invoca y a Él continuamente abraza espiritualmente con una imploración mística de su Nombre en las profundidades del corazón; porque Él conoce los corazones hasta sus profundidades”.
Pero estos datos también son pocos. Por eso, sigue el santo: “La nipsis es también una situación estable y fija del loyismós y su parada a la puerta del corazón; es decir, una especie de guardia del corazón, para que sean examinados los loyismí, aquellos que vienen con la intención de robar lo que es precioso en nuestro interior; y también para que esté verificando de qué manera nuestros enemigos espirituales marcan representaciones en nuestra fantasía.
Lo mismo lo describe con una frase pequeñita: “Nipsis es guardia, protección perfecta del nus”.
El llamamiento a la nipis no es arbitrario, tal como dijimos antes. Es un mandato explícito hagiografico. Nuestro santo lo sostiene en un mandamiento especial del A. Testamento: “Vigílate a ti mismo, no vaya ser que un verbo escondido en tu corazón se convierta en ilegalidad o pecado” (Deut 15,9).
“Porque la palabra verbo aquí significa una representación persistente del nus en una cosa mala, lo cual el Dios aborrece y no lo quiere de ninguna manera; lo cual también afecta al corazón en forma de malos loyismí y lo conduce al contaminado diálogo espiritual; el mandamiento dice: “Ten cuidado, atención en tu interior, no vaya ser que alguna representación persistente de alguna cosa mala se convierta en tu interior en pecado.”
La nipsis de acuerdo con esto tiene dos elementos característicos, uno estático y otro móvil-dinámico en un perpetuo intercambio entre ellos.

Las características específicas de la nipsis, que ponen de relieve su importancia y trascendencia

La nipsis, según nuestro santo, es inocente (impecable), clara y completa (de tal manera que contiene dentro de sí otras virtudes) , elevadora, (capaz de elevar a las alturas al que la ejerce), buena, bondadosa, (agradable), deleite espiritual, dulzura, paz y serenidad del corazón, agradable virtud de toda bondad, de notable trabajo (trabajo espiritual notable), aglaofanis (brillante), fototokos-generadora de luz, luminiscente (de tal manera que extiende luz a su alrededor), portadora de la antorcha (todo el calor y el fervor espiritual), inimaginable (libre de representaciones e imágenes malas de la fantasía), estado bendito y feliz de la psique, y todas estas características, para hablar de acuerdo con la realidad de la misma, que la hacen superior a innumerables virtudes, que son de naturaleza física, y muchas otras virtudes de carácter experimental.

Por el yérontas Eusebio Vitis

Traducido pοr: Χρήστος Χρυσούλας Jristos Jrisoulas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nipsis. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s